El pasado 15 de octubre pudimos compartir conocimientos y experiencias con diferentes directores de recursos humanos y directivos de empresa conscientes de la necesidad del cambio actual en las organizaciones y de la implementación de nuevos modelos de gestión de personas que vayan más allá de la simple organización del trabajo.

Estamos inmersos en una Revolución mucho mayor que la Revolución Industrial, entre otras cosas porque el cambio debe darse en un tiempo mucho menor y, sobre todo, porque está centrado en las personas y en el desarrollo de las mismas. Ahora bien, ¿cuál es realmente el mayor reto al que nos enfrentamos? Voy a hacer un resumen de lo que allí hablamos, desde mi punto de vista y aprovechando las diferentes experiencias, vivencias y soluciones que pudimos compartir, así como mi experiencia y conocimiento del tema.

Escribiendo este artículo me viene a la cabeza un colectivo muy concreto: la mafia italiana. Todos conocemos películas y series basadas en ella, pero me quedo con “El Padrino”, porque aquí nos encontramos muy claramente con una “familia” cuyos pilares están construidos sobre unos fuertes valores cuyo cumplimiento por parte de todos garantiza su cabeza de familia. Pondré otro ejemplo, con un objetivo muy diferente: la Fundación Vicente Ferrer. Es espectacular lo que esta Fundación está consiguiendo y lo hace también porque se soporta en valores que suponen fuertes pilares y que guían cada uno de los pasos y acciones que llevamos a cabo.

En cualquier caso, con unos valores de un carácter o de otro, podemos pensar en innumerables ejemplos en los que veremos cómo son los valores, compartidos por todos, lo que nos llevan al éxito. Aquí tuvimos una muy detallada exposición, por parte de Alayn Inchauspe, de cómo llevar a cabo una dirección por valores como nueva propuesta de dirección basada en la coherencia. La propuesta del modelo que la empresa Mustang está implantando sorprendió al auditorio y nos ayudó tanto a reflexionar sobre nuestros modelos de dirección actuales, como del futuro que se acerca.

Tuvimos la suerte de contar también con Elisa Espony que nos habló del autoemprendedor dentro de la organización. El desarrollo del Talento es algo en boca de todos hoy en día, y solo si somos capaces de responsabilizar a cada uno de nuestros colaboradores, de dotarles de un entorno en el que sean capaces de desarrollar todo su potencial, si estamos mirando, desde la dirección, no en los tiempos, no en las tareas, sino en el valor que entre todos aportamos hacia la sociedad, entonces hablamos realmente de gestión del Talento. Así es como Energy Sistem ha sido capaz de crecer exponencialmente en muy poco tiempo y así es como ha demostrado que no hace falta estar en Silicon Valley para ser una empresa tecnológica de éxito.

En Equipo Humano apostamos por el crecimiento, la mejora y el desarrollo de las empresas a través de sus personas. Empresas con fuertes pilares basados en el compromiso, en el talento y en los valores, y coherentes con lo que dicen y lo que hacen. Como cliente de cualquier empresa es lo que espero de ella, y la empresa debe ser consciente de cuán importante soy, como cliente, para ella. Os animamos a hacer una apuesta segura de futuro, os animamos a mirar hacia adelante.

Teresa Bañón

Consultora Equipo Humano