Los primeros días del pasado mes de diciembre salió de imprenta “El libro que quería cambiar tu mundo”, escrito por Jose Enrique García, director general y principal accionista de la consultora valenciana Equipo Humano, especializada en gestión de recursos humanos en las organizaciones. Con una dilatada trayectoria como profesional en ejercicio y docente, esta es la primera obra de este tipo que el autor ofrece a los lectores. Esta es la entrevista realizada a Jose Enrique García por la revista especializada Economía 3.

– El hecho de que el libro haya salido coincidiendo casi con su 40 cumpleaños, ¿es casualidad o el objetivo es hacer una especie de balance de todo el ‘know how’ acumulado estos años en gestión de recursos humanos?

– Cuando comencé a escribir el libro, en diciembre de 2012, no pensaba en ningún momento en mi cumpleaños ni nada parecido. Pensaba más en comunicar de una forma diferente la posibilidad de ser creativo si te lo propones y, sobre todo, las ventajas que la creatividad podría dar a las diferentes empresas que, como la mía, estamos en constante cambio y adaptación a las tendencias del mercado. Se han cambiado las estructuras organizativas, se han reducido salarios, etc., pero los modelos casi siempre son los mismos, y considero que también puede haber mucha creatividad a la hora de gestionar los recursos humanos.


– El título de la obra es “El libro que quería cambiar tu mundo”. ¿Es ese el objetivo de la obra? ¿No es demasiado ambicioso?

– Sinceramente, llevamos unos cuantos años sufriendo y luchando para conseguir que las empresas se mantengan en el mercado. Creo que vale la pena una refl exión profunda sobre las diferentes posibilidades que tenemos para cambiar nuestro mundo, aquel sobre el que tenemos influencia directa. ¿Por qué no cambiar algunas cosas que están a mi alcance? ¿Por qué me debo conformar con lo que tengo a mí alrededor? ¿Qué puedo hacer yo para mejorar aspectos cruciales que me rodean? ¿Cómo puedo hacer para que algunos aspectos cambien? Con respecto a lo ambicioso o no del título, respondería, ¿y qué?. Con el título me refi ero al efecto mariposa, ya que si todos hiciéramos pequeños cambios, esto generaría un gran cambio.


– Su actividad profesional está focalizada en la gestión de los recursos humanos en las organizaciones. ¿Los destinatarios del texto son los responsables de recursos humanos en empresas y organizaciones o, por el contrario, es una obra para cualquier lector?

– Está orientado a todos aquellos que desean desarrollar su creatividad, tanto en lo profesional como en lo personal. Los responsables o gestores de personas tienen una tarea complicada de por sí, y para ello requieren de mucha creatividad, ya que tienen que generar conceptos nuevos, que fomenten el talento, que ayuden a motivar a sus personas, a mejorar el desarrollo profesional, a diseñar planes de carrera atractivos, a comunicar los cambios que hay dentro de las organizaciones de una forma innovadora, etc. Todo esto exige mucha creatividad con el fi n de llegar al corazón de las personas y realizar los cambios necesarios para que las compañías funcionen de una forma correcta.


– El texto, tal como está maquetado, plantea constantes invitaciones al lector para que interactúe con el contenido, para que el lector no permanezca en una actitud pasiva. ¿Por qué se ha planteado de esa manera?

– La idea principal era generar un libro de fácil lectura y que fuera acompañado de provocaciones para que despierten al creativo que todos llevamos dentro. Las provocaciones son las chispas que en muchas ocasiones desencadenan los procesos creativos. El libro es muy visual, muy interactivo, para que los lectores puedan trabajararan con él y mejorar aspectos determinados de la creatividad. También pretendía romper con el tabú de que la creatividad únicamente es para determinados colectivos.


– El eje conductor de la obra es la creatividad. De hecho, el subtítulo del texto es “Creatividad para no creativos”. ¿Qué es la creatividad o cómo la entiende usted?

– Pienso que la creatividad es una miscelánea de actitud y conocimiento, a la que aplicamos una serie de técnicas de generación de ideas y, ¡eureka¡, somos capaces de generar conceptos singulares que sean considerados creativos. La creatividad es la generación de ideas singulares y exclusivas que tienen un fin determinado.


– La creatividad, ¿es una capacidad innata o se adquiere con la práctica cotidiana, con el ejercicio y la disciplina? ¿Se puede enseñar a una persona a ser creativa?

– La creatividad se aprende, al igual que se aprende a montar en bici. Lo único que requiere es mucho esfuerzo y dedicación, como casi todo en esta vida. Lo primero que hay que hacer es querer ser creativo. A partir de ese momento, empezar a estudiar, a plantearte los temas desde diferentes perspectivas, con el fin de salirte de un marco de referencia estandarizado y comenzar a desarrollar conceptos de una forma atrevida y sin pensar en ningún prejuicio. Creo que uno de los principales problemas de ser creativo es la propia persona, cuando constantemente se plantea afirmaciones como “nunca seré creativo”. Somos nosotros mismos los que, en determinadas ocasiones, nos ponemos las barreras o los muros que impiden desarrollar nuestra propia creatividad.


– ¿Qué deben hacer las empresas y organizaciones, a través de sus cuadros directivos, para fomentar y estimular la creatividad de las personas, de sus recursos humanos?

– En primer lugar, el directivo tiene que pensar que la creatividad puede ayudar a la organización a ser más competitiva, marcando la diferencia en el mercado, lanzando un producto innovador o, simplemente, desarrollando una campaña de comunicación interna donde se involucre a todas las personas. El directivo hoy debe ser un líder creativo, que fomente desde dentro el desarrollo de nuevas ideas para mejorar los resultados.


redacccion@economia3.info