¿Qué tienen en común la evaluación del desempeño y Darwin?

El futuro no es de los más fuertes, si no de los que mejor sepan adaptarse al cambio. En el caso de las empresas, para facilitar ese continuo estado de aprendizaje y desarrollo en sus trabajadores, es necesario disponer de un sistema de evaluación del desempeño adecuado.

equipo-humano-evaluacion-desempeno-darwinMucho se ha escrito acerca de cómo ha cambiado el mundo de la empresa en los últimos años y de como serán las organizaciones del mañana, y parece que hay más o menos acuerdo en que las empresas que triunfarán en este escenario tan cambiante y “líquido” no serán necesariamente las más grandes, ni las más fuertes, ni las más poderosas económicamente, ni las que tengan la mejor tecnología, serán sin duda, como ya nos explicó Darwin que ha pasado siempre en la naturaleza, las que tengan más capacidad de adaptarse a los cambios, sean cuales sean. Ese es el verdadero desafío estratégico que tienen todas las empresas sin excepción.

Una empresa eminentemente adaptativa formada por personas en perpetuo estado de aprendizaje y desarrollo. ¿Pero cómo podemos facilitar a los trabajadores ese aprendizaje y desarrollo continuo? La respuesta es disponiendo de un sistema adecuado de evaluación de desempeño. Es urgente tener herramientas que permitan medir el trabajo de las personas, poner en marcha un proceso que abarque desde la definición de las responsabilidades principales de cada puesto, pasando por el seguimiento de los avances en su cumplimiento, hasta la valoración formal de la contribución general al logro de los objetivos individuales, departamentales y organizacionales. Sólo de esta forma podremos brindarles retroalimentación acerca de los resultados obtenidos, en relación a sus objetivos, y de como lo han hecho, su nivel de competencias y comportamientos. De esta forma, podremos facilitarles el aprendizaje y desarrollo continuo.

La ecuación es fácil: las personas mejoran su desempeño y obtienen resultados superiores tanto para ellos mismos como para sus organizaciones. Pero para esta mejora de su desempeño, es esencial que los trabajadores reciban feedback sobre sus actuaciones.

Por tanto, y a veces se ignora esta cuestión, uno de los aspectos más importantes que debe incluir una evaluación del desempeño es un plan de mejora de ese desempeño. Se debe reconocer que el desarrollo de un colaborador es un ciclo continuo: Se fijan objetivos, se presta la formación necesaria para conseguir esos objetivos, se valoran los resultados en relación con esos objetivos y vuelta a empezar, fijando esta vez objetivos más elevados.

Un plan de mejora de resultados debe tener los siguientes componentes:

  1. ¿Dónde estamos? Esta pregunta la responde en el proceso de evaluación de resultados.
  2. ¿A dónde queremos llegar? La respuesta exige que el evaluador y la persona evaluada acuerden conjuntamente las áreas en que pueden y deben producirse mejoras
  3. ¿Cómo pasará el empleado de donde está ahora a donde desea llegar? Este componente es crítico en el plan de mejora de resultados. En este apartado han de consensuarse los pasos concretos a dar. Se quieren desarrollar habilidades y conocimientos para mejorar el desempeño en el trabajo actual. Y contiene las áreas identificadas de desarrollo personal, los objetivos de mejora, las acciones específicas de desarrollo y formación, y por supuesto las fechas o compromisos.

¿Y tu? ¿Habías pensado en la evaluación del desempeño como herramienta de mejora continua que ayude al desarrollo de tus trabajadores? ¿Quieres saber más? En Equipo Humano somos especialistas en ayudar a las empresas a desarrollar y aplicar su propio sistema de evaluación del desempeño. Si quieres saber más acerca de cómo podemos ayudarte, ponte en contacto con nosotros, estamos deseando hacerlo.


Juanjo Morcillo – Consultor de Equipo Humano – juanjo.morcillo@equipohumano.com