Todos consideramos que la felicidad es fundamental en nuestras vidas, la aportan nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros amigos, nuestra posición social… hay muchos factores que aportan felicidad. Pero, hoy en día, es vital en nuestra vida tener felicidad profesionalSin embargo, no es solo vital para nosotros. Despidos, ERES, acumulación de tareas por parte de algunos empleados ante la reducción de plantilla, menor cifra de negocio con la consecuente incertidumbre. La empresa necesita trabajadores felices en sus puestos de trabajo.

 

Más de un 75% de españoles estaría dispuesto a renunciar a parte de su salario por ser más feliz en su trabajo. Igualmente más del 95% piensa que la felicidad en el puesto de trabajo repercute en una mayor productividad y eficiencia en sus funcionesEl trabajo es nuestro segundo hogar en muchos casos y un buen ambiente de trabajo es fundamental para los empleados, siendo una de los factores que consideran más importantes para alcanzar la felicidad, junto con el sueldo y la realización personal. Hay otros como el horario laboral, la adecuación formativa, las funciones del puesto y, por supuesto, el jefe.

 

En este sentido, la dirección de la empresa debe plantearse como objetivo claro favorecer y potenciar las medidas que considere claves para que sus trabajadores en general, y los empleados clave en particular, alcancen esa deseada felicidad profesional. No solo alcanzamos una mayor eficiencia y por tanto mayor productividad, sino que nos ayuda a detectar, gestionar y retener el talento en nuestra organización. El talento, capital fundamental en cualquier organización, para muchos, un valor casi más preciado que el propio dinero.

 

Dicho esto, entendemos que los departamentos de recursos humanos deberían tratar de encauzar y enfocar sus esfuerzos en implantar políticas de bienestar para los trabajadores, potenciando, presentando y defendiéndolos ante la dirección las organizaciones. Pero, ¿cómo?, ¿qué hacemos en la empresa para conseguirlo?

 

La empresa tiene varias opciones para conseguir que sus empleados sean más felices, pero no hay que engañarse, no para ser mejores empresarios ni mejores personas, el móvil es, conseguir mayor eficiencia y productivad. Está demostrado que en las compañías donde los empleados son más felices se incrementa la productividad, la creatividad laboral y la conducta prosocial con el equipo y con los clientes. Igualmente se reduce el absentismo laboral y las conductas negativas o contraproductivas, como por ejemplo, el uso de recursos de la empresa para uso personal.

 

Algunas herramientas para mejorar la felicidad de los empleados son:

  1. Formación. Permite a los trabajadores crecer personal y profesionalmente. Hace que la empresa tenga empleados mejor cualificados lo que permite una mayor eficiencia.
  2. Fomentar la conciliación laboral y personal. La flexibilidad de horarios y lugar de trabajo es algo que reclaman cada día más los trabajadores, ya que les aportan bienestar y puede ser perfectamente compatibles con la productividad.
  3. Recuperación del estrés. En la situación que vivimos actualmente los trabajadores deben tener tiempo de recuperarse de situaciones estresantes, la empresa debería poner a disposición actividades que favorezcan la lucha contra el mismo.
  4. Promover el desarrollo personal y profesional. Debemos aportar a nuestros colaboradores, en la medida de lo posible y del puesto que ostenten, autonomía en la organización del trabajo, participación activa en la toma de decisiones y “feedback” sobre los resultados obtenidos en el trabajo y la organización.

 

El equipo de Consultores de Equipo Humano estamos comprometidos con la creencia de que es obligación de las Empresas de servicios de Recursos Humanos presentar y promover a las empresas proyectos, propuestas, talleres, que vayan en esta dirección.

 

En todo caso, mandos intermedios y directivos: aprovechad cualquier opción que tengáis para aportar a vuestro equipo una gota de felicidad. Igualmente, empleados y técnicos: ayudad a vuestra empresa en la promoción de estas medidas.

 

Propongo en este artículo que hagamos un sencillo ejercicio durante el próximo mes:

Empleados y Técnicos: escribid en un papel cada día, al finalizar la jornada, las tres acciones que consideréis os han ayudado a ser más feliz en vuestro día profesional. Al finalizar el mes, haced un pequeño informe, sed proactivos y hacedlo llegar a vuestro jefe directo para que lo presente a dirección.

Mandos y Directivos: Intentad implementar cada semana una acción que consideréis que puede hacer feliz a vuestros empleados. Realizad una encuesta de satisfacción y estudiad y medir los resultados obtenidos para medir el retorno de las acciones implantadas y averiguad si han ayudado a mejorar la productividad.

 

Yo soy feliz, estoy contento, produzco en mi puesto de trabajo, y esto me hace levantarme cada mañana con la sensación de que voy a sentirme bien cuando vuelva a mi casa y estar con mi familia. Es una sensación fantástica. ¡Súbete al carro de la felicidad!


Vicente Marcos · consultor Equipo Humano