En 1981, el investigador y teórico del management Meredith Belbin publicó Equipos directivos: el por qué de su éxito o fracaso. En este libro, Belbin exponía formalmente por primera vez su Teoría de Roles de Equipo, cuya repercusión en la forma de entender y desarrollar el trabajo en equipo ha sido enorme y sigue vigente.

Según dicha teoría, dentro de un equipo se identifican 9 roles, cada uno de los cuales exhibe una serie de puntos fuertes y de limitaciones. La conjugación de diferentes roles es lo que da riqueza a un equipo, de ahí la importancia para cualquier directivo o responsable de equipos de dominar, si no la teoría misma, la práctica de esta teoría para lograr que un grupo de trabajo funcione a las mil maravillas. Y es que, ya lo dijo el propio Belbin: Simplemente juntar a varias personas y esperar que trabajen como un equipo no es suficiente.

Por otra parte, en el plano individual, es útil y necesario dominar los roles propios para saber aprovecharlos. Cada persona puede desempeñar una media de 3 o 4 roles, dependiendo de la situación y el contexto. Conocer los roles de uno mismo es la llave para obtener el mayor rendimiento posible de sus fortalezas y para minimizar sus debilidades. Sin embargo, para identificar esos roles y conocerse a uno mismo no basta con mirarse a un espejo. Es necesaria una observación externa e imparcial, ya que los roles se manifiestan durante la actividad grupal, y el autodiagnóstico se hace complicado.

Aún así, a continuación presentamos una infografía con la síntesis de los roles. Una especie de mapa de los tipos de comportamientos y actitudes que adoptan las personas cuando trabajan en equipo. Esperamos que os sea de utilidad.

infografia_paraweb


¿Te ha gustado? Descargar artículo en pdf.

Formación experiencial Outdoor Training Crimen en el Museo