Es una tarea en la que deben ponerse las empresas sin tardanza la de determinar qué tipo de empleados les convienen. En primer lugar pasar revista a sus plantillas y volver a evaluar a sus empleados bajo puntos de vista que no fueron tenidos en cuenta en el momento de su contratación. Ello les permitirá descubrir valores interesantes, reubicar las tareas y optimizar los recursos humanos que ya poseen.

 

Respecto a las nuevas incorporaciones es fundamental diseñar de manera clara lo que se está buscando a la hora de contratar, para complementar lo que ya tienen. Con una estrategia bien diseñada la rentabilidad que se obtiene es mucho mayor.
En un mundo cambiante e inestable como es el actual es evidente que las personas capaces de flotar, adaptarse y modular sus tiempos tendrán preferencia sobre todos aquellos profesionales con resistencia al cambio, rigidez, y poca capacidad de adaptación por muy valido que sea en otros aspectos.
Las habilidades tecnológicas son aspectos muy valorados en dos de cada tres contrataciones hoy en día, pues el uso de las redes sociales y la capacidad para el trabajo virtual está presente en la mayoría de las empresas, bien sea de forma directa o de forma puntual en algunas circunstancias.
La movilidad geográfica ha de estar presente y es algo que al trabajador español siempre le ha costado mucho. Quizá sea por los lazos familiares tan desarrollados en nuestro país o porque siempre se ha preferido la compra de vivienda al alquiler, lo cual constituye un lastre para la disponibilidad a desplazarse. Más aun cuando este desplazamiento es al extranjero, que en vez de ser considerado como una forma de experiencia, auto crecimiento y oportunidad de desarrollo se ve como un exilio forzoso que debe durar lo menos posible. Estos profesionales se van con la vista puesta en el retorno, lo que supone un pésimo punto de partida. Si a esto le sumamos la dificultad con los idiomas parece más un castigo que la oportunidad de resolver la situación actual y conseguir un buen futuro. En el último trimestre del 2012 un 41% de los trabajos que se ofertaron en España fueron para las delegaciones en el extranjero de empresas españolas.
Las empresas españolas demandan personas capaces de gestionar la complejidad e incertidumbre, de auto organización y auto gestión, así como disponibilidad absoluta a trabajar en equipo en un entorno multicultural. Eso lleva a que deben ser capaces de una colaboración leal y a gestionar los conflictos que indudablemente pueden surgir.
El mantenimiento de unas relaciones distendidas y fructíferas con clientes, socios, proveedores y partners se valora en gran medida en las nuevas incorporaciones. Siete de cada diez empresas en busca de nuevos profesionales lo tienen en cuenta para aprovechar con ello el bagaje profesional que se aportan de las anteriores experiencias. El que se incorpora a una nueva empresa debe volcar en ella todo su potencial, sin importarle que su contribución dure un mes, un año y diez.
Otro aspecto que se valora es el sentimiento de pertenencia y fidelidad a la empresa, llegando a considerarla como un proyecto propio, integrándose en su filosofía y asumiendo en un tiempo record la visión intradepartamental e interdepartamental. Así mismo es una connotación negativa el haber abandonado la empresa anterior de manera poco ética o sin partir del win to win. “Si se lo ha hecho a ellos, también nos lo puede hacer a nosotros”.
No quiero terminar sin nombrar a aquellos trabajadores que después de llevar gran parte del recorrido profesional en una única empresa se ven en la tesitura de un cambio radical. Ellos, más que nadie, tienen que abandonar a la fuerza su círculo de confort, lo que produce un gran desasosiego. Pero consiguen adaptarse de nuevo y reinventarse. Esto nos debe enseñar que es mejor estar siempre dispuesto a salir de nuestro círculo de confort antes de que las circunstancias nos obliguen a ello. Por tanto intenta hacer tareas nuevas cada día.
Aunque parezca incompatible con todo lo anterior mi principal consejo es que seas tú mismo. Aprende a vender tus fortalezas y a reformular de manera positiva tus debilidades.

 

Coro de la Fuente

Consultora de Equipo Humano