¿Eres una persona joven y emprendedora y buscas empleo a nivel europeo? La primera etapa, en tu proceso de búsqueda de empleo, será establecer tu perfil profesional en términos “europeizados”. Aquí encontrarás algunos consejos para poder hablar de ti, de tus cualificaciones y de tus competencias de una forma comprensible desde cualquier país de la UE.

1) Utiliza el CV Europass

El primer paso que debes llevar a cabo es adaptar tu Currículum Vítae (CV) al nuevo formato europeo, ya que actualmente es un requisito indispensable a la hora de buscar trabajo. Dicho documento se llama CV Europass. Se trata de un modelo uniformizado que puedes editar en cualquiera de los idiomas oficiales de la Unión Europea. Puedes descargar la plantilla para realizar tu CV en el siguiente enlace: http://europass.cedefop.europa.eu/es/documents/curriculum-vitae. En esta página web también podrás encontrar una guía que te ayudará a cumplimentar el currículum. En cualquier caso, recuerda que según los países, algunos elementos pueden variar, por ejemplo, poner o no una foto.

2) Exprésate con conceptos “estandarizados”

Siempre que sea posible, utiliza los marcos de referencia europeos para exponer tus competencias en tu currículum. A continuación, te damos algunos ejemplos:

• El manejo de idiomas es imprescindible para trabajar en otro país de la UE. No solamente se suele requerir el conocimiento de al menos 2 idiomas, sino también un título que acredite la validez de los mismos. Por ejemplo, en el caso del inglés que es el idioma más demandado, se puede obtener una certificación a través de la Escuela Oficial de Idiomas, del Bristish Council o de cualquier otra organización que pueda entregarte un título oficial. Además de hacer referencia a tu titulo, existe un Marco Europeo de referencia que se usa para determinar tu nivel lingüístico y en el cual te tienes que situar. Este sistema europeo presenta distintos niveles (A1, A2, B1, B2, C1, C2 de menor a mayor nivel) para evaluar tu capacidad oral y escrita. Pregunta a qué nivel equivale tu titulo para presentarlo en este formato y así te asegurarás de que tu futuro empleador tiene una idea clara de tus competencias lingüísticas.

Lo mismo para tus diplomas. Si tienes formación profesional o universitaria, la denominación de tus títulos según su nombre español puede resultar confuso para un empleador extranjero. Por ejemplo, cuidado si tienes una licenciatura en España: en Francia, la licence es un diploma de tres años, no de cinco, ¡con lo cual la similitud en la palabra podría llevar tu futuro empleador a menospreciar tu titulo!

En los últimos años la Comisión Europea ha implementado varias iniciativas para estandarizar las formaciones y hacer que los grados académicos sean comparables, para fomentar la movilidad y la interacción por todo el territorio Europeo.

Para la educación universitaria, el plan Bolonia y los créditos ECTS (sistema europeo de transferencia de créditos) te ayudaran a buscar el equivalente de tu titulo en los demás países europeos. Si has seguido una formación profesional, también existe un marco metodológico común, ECVET, que es el Sistema Europeo de Transferencia de Créditos para la Educación y la Formación Profesionales, y que de nuevo permite facilitar el reconocimiento de las formaciones, capacidades y conocimientos. De ningún modo se trata con esto de sustituir tus cualificaciones por otras; al contrario, debes dejar bien claro cuáles son tus especificidades y tu valor añadido como trabajador extranjero, por ejemplo en el caso de disponer de competencias novedosas parar tu país de destino. A la imagen del lema de la UE, Unidos en la diversidad, debes valorar tu diferencia, pero expresándolo de una forma uniformizada, comprensible para tu interlocutor.

3) Más allá, el Marco Europeo de Cualificaciones

Otra herramienta, complementaria a las expuestas antes y que debes tener en cuenta es el MEC, Marco Europeo de Cualificaciones para el Aprendizaje a lo Largo de la Vida. Es un marco común de referencia que permite a los países europeos comparar sus cualificaciones, mejorando la transparencia y la transferibilidad de tus cualificaciones con arreglo a las prácticas de los diversos estados miembros. En la práctica, funciona como un dispositivo de traducción de las cualificaciones. Establece una escala de 8 niveles, desde el 1 que consta de conocimientos generales básicos hasta el 8 que consta de conocimientos más avanzados.

Cécile Sauvage

Consultora Proyectos Europeos

Equipo Humano