Cómo hacer reuniones productivas y que no queden en el olvido, tercera parte.

Está “científicamente demostrado” que el éxito o el fracaso de todo lo que hacemos no depende tanto del acto en sí, si no de sus consecuencias y lo que hacemos posteriormente con lo que ha sucedido.

Lo mismo pasa con la fase de desarrollo de las reuniones, tiene gran relevancia, pero todavía la tiene más la fase del seguimiento, y ahí es cuando se demuestra realmente la disciplina del equipo, factor decisivo a la hora de evaluar la eficiencia y efectividad de un equipo de trabajo que se reúne.

Como ya todos sabemos, primero hay que prepararse, luego actuar y después evaluar lo sucedido para hacer un continuo seguimiento de las decisiones tomadas.

 


 

 

Descárgate aquí la tercera parte en PDF.