Terror en la evaluación del desempeño

Si de hablar de miedo se trata, y más en un día como hoy, todos pensamos en brujas, momias, zombis, murciélagos, calabazas y algún que otro vampiro.

Elementos muy folclóricos y que distan mucho de la idea real de miedo entendida como “recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea”. Pero el miedo es algo real, tiene diversas manifestaciones y muchas de ellas pueden aparecer en la entrevista de evaluación del desempeño.

¿Te atreves a descubrirlas?

MIEDO → Esa sensación que percibe un evaluado cuando se acerca la fecha de la evaluación del desempeño, miedo a qué puede encontrarse, a qué le van a decir o incluso miedo a encontrarse a solas con ese ser distante que dice ser “su responsable”.

PAVOR → Ese sudor frío que recorre al evaluador cuando, preparando la evaluación del desempeño, no entiende muy bien qué está evaluando o no cuenta con un sistema claramente establecido que le permita ser objetivo.

HORROR → Sensación que siente un evaluador cuando, en la entrevista de evaluación del desempeño, el evaluado proporciona información que hasta entonces desconocía. Horror al describir la cantidad de cosas que se le pasan por alto y horror ante el desconocimiento de cómo responder ante esa información.

APRENSION → ¿Y si le digo al evaluado aquello que no hace bien, se lo tomará mal?. Si has experimentado este temor a decir las cosas por miedo al impacto que pueda tener en tu interlocutor es porque has experimentado aprensión.

DESASOSIEGO → ¿Has experimentado alguna vez la sensación de no ser capaz de transmitir lo que quieres transmitir y tu mensaje no ha sido correctamente entendido? Si tu respuesta es un sí, has sufrido desasosiego, como sucede cuando en la entrevista de evaluación del desempeño el trabajador toma el mensaje totalmente al contrario de la idea que se intentaba transmitir.

PÁNICO → Que la evaluación del desempeño no sirva para nada, que un año más el evaluador haya cubierto su expediente haciendo aquello que se le requiere para, sin más, guardarlo en un cajón hasta el año próximo.

Pero a mi realmente lo que me produce terror es que, siendo conscientes de todas estas situaciones que realmente se viven en las empresas cada día, no se haga nada por remediarlas, viviendo constantemente en “un día de la marmota” pero del miedo.

¿Y a ti, que situaciones de la entrevista de evaluación del desempeño te producen miedo?

El establecimiento de un sistema de evaluación de desempeño es un proceso complejo y continuo, que debe de ir más allá del desarrollo de descripciones de puestos de trabajo, identificación, descripción y graduación de competencias, establecimiento de responsabilidades, desarrollo de indicadores de medición, etc.

Y debe ir acompañado de un servicio de análisis y reflexión que permita por un lado, responder las preguntas plasmadas anteriormente y establecer un sistema de comunicación que permita implantar en la empresa una cultura de medición.

¿Quién mejor que unos profesionales en el sector para ayudar a implantar este sistema en tu empresa de la manera más eficiente?

Ponte en contacto con nuestra experta en Evaluación de Desempeño natalia.juarranz@equipohumano.com y resolverá encantada todas tus dudas

Natalia Juarranz, consultora de Equipo Humano