Inteligencia intuitiva

INTELIGENCIA e intuición, parecen a primera vista o eso nos han hecho creer, que se trata de conceptos contrapuestos, donde dentro de la inteligencia no tenía cabida la intuición, ya que no es un concepto basado en la razón.

Es tomado como convencional, que para tomar una decisión cuanto más tiempo y esfuerzo se dediquen a procesar información la decisión tomada será más correcta.

Leyendo el libro de Malcolm Gladwell «La Inteligencia Intuitiva» me encontré con un ejemplo que en ocasiones como aficionado me había ocurrido a mí. El entrenador de tenis Branden se llegó a asustar de sí mismo cuando se dio cuenta que acertaba cuando un jugador/a iba a cometer una doble falta en su saque. Lo cierto, es que acertaba mucho antes de que el acto ocurriera y llegó a pensar que algo le estaba ocurriendo. Analizaba los movimientos, los gestos, la posición, el lanzamiento de la bola, etc., hasta el punto que se retó a sí mismo en varios partidos y no salió de su asombro. Su porcentaje de acierto iba en aumento.

El psicólogo Nalini Ambady realizó diferentes experimentos donde exponía a alumnos/as diferentes fotografías de profesores/as y estos debían calificarlos en función de esa simple exposición. Este tiempo de exposición iba disminuyendo con muestras de personas diferentes y las calificaciones coincidían en un ochenta por cien entre las diferentes personas. Pero quiso ir más allá y las comparó con las calificaciones que obtenían los profesores/as por parte de alumnos/as que asistían a clase. Lo cierto es que en un porcentaje elevado volvían a coincidir.

¿Magia o Inteligencia? Pues se trata de nuestro inconsciente adaptativo que nada tiene que ver con el inconsciente de Freud, sino de una especie de «Big Data» de nuestro cerebro que nos hace recopilar tanta información que crea patrones de comportamientos acertados cuando determinadas situaciones se dan. Almacena la información, la gestiona, la elabora y en función de dicha elaboración nos hace tomar decisiones más inteligentes, más rápida y más adaptativas.

Pues sí, rompiendo mitos. De vez en cuando déjate llevar por la intuición y obtendrás resultados más acertados.

José Enrique García, director general de Equipo Humano.

Vía: El Mundo