Los cinco dolores del talento

El talento y su gestión

A vueltas con la gestión de personas, el concepto Talento, tan amplio y tan flexible, viene cada cierto tiempo a nuestras cabezas desde sus 4 pilares “atracción, retención, desarrollo y evaluación”.

Sabemos lo trascendente que es para nuestra organización, y sabemos que, a pesar de ser uno de los focos del trabajo en dirección de personas, su gestión no nos resulta  tan sencilla, o tan operativa, como debería.

Para empezar, el talento para nuestra organización es único y diferencial. Cada empresa dispone de una identidad propia, una filosofía corporativa, y un estilo de gestión que hace que su definición de talento responda a un criterio propio.

Es necesario definirlo y trasladarlo a las competencias corporativas, genéricas y específicas, a nuestra medida y a nuestra identidad. No se puede copiar.

Para una buena gestión es necesario crear nuestros propios criterios y disponer de esa información completa, actualizada y ordenada. Porque si no es así, puede darnos más de un dolor.

 

Los dolores del talento

Así comienzan a llegar los dolores de cabeza, y entonces nos quedan dos opciones; pasamos con resignación por ese dolor y lo sufrimos, o evitamos profundizar en la gestión y manejo de información para evitarlo. Mal en ambos casos.

Desde nuestra experiencia, estas son las situaciones dolorosas más comunes en la gestión del talento.

  1. Nos topamos, en la mayoría de los casos, con fuentes de datos dispersas y sin conexión entre ellas: estructura organizativa, DPT´s, diccionario de competencias, información de los trabajadores, indicadores de resultados, gestión por competencias, cuestionarios de evaluación, informes, historiales formativos, evaluación del desempeño, etc… No hay forma de conectarlas de forma sencilla. Comienza el dolor.
  2. La gestión del talento se puede convertir en una tarea desesperada, agotadora y con un destino de recursos (tiempo, personas) a veces sobredimensionados. Y eso genera nuevos dolores.
  3. La información necesaria para la gestión del talento debería ser ágil, a golpe de clic, directa. Estamos en la era de la digitalización, quedarse atrás es perder efectividad y ventaja competitiva. Ganas dolor y pierdes talento.
  4. Limitamos la capacidad de tomar decisiones estratégicas y operativas (desarrollo de personas, planes de formación, etc.) por falta de información, y cruce de datos. Nuevo dolor.
  5. Es posible que ya dispongamos de un sistema integrado, pero limitado o no completo, que realmente no está cubriendo nuestras necesidades reales o actuales. Y eso duele más aún.

¿Por qué sufrir el dolor cuando podemos prevenirlo? La gestión del talento mediante software flexible y adaptable es un destino al que deberás llegar más bien pronto que tarde.

Equipo Humano ya está en ello, desde hace tiempo. Hemos desarrollo nuestra herramienta de gestión del talento propia Talent, con la que podrás llevar una gestión tranquila del talento, tomar decisiones, disponer de un mapa de la realidad al día y muchas cosas más que podemos enseñarte.

Queremos quitarte dolores, sólo tienes que pedirlo.