Curioseando en la curiosidad

Muchas de las innovaciones y descubrimientos han venido como consecuencia de la curiosidad. Y no me refiero a la curiosidad mórbida, sino al movimiento de la persona por investigar, averiguar, reflexionar y aprender. El ser humano busca el origen de acciones, cosas, y una de las primeras frases que dice un niño/a es “¿por qué?”.

Pues yo tengo curiosidad por la propia curiosidad. Resulta que es una de las habilidades que más se valora en las empresas, tanto sí estás trabajando como si estás en búsqueda activa del mismo. Esta habilidad ofrece posibilidades infinitas de desarrollo ya que según indican estudios de Harvard, se comenten menos errores en la toma de decisiones cuando eres curioso porque desechas lo que se llama “el sesgo de confirmación”. Este factor ocurre cuando solo buscas información que ratifica tu propia decisión en vez de abrir la mente a otros escenarios.

Evidentemente, la curiosidad desarrolla más la innovación porque estás continuamente buscando nuevos contextos, nuevas aplicaciones a desarrollos que están realizados para una tarea concreta, diferentes formas, etc.

Además, debes saber que esta habilidad mejora la comunicación entre equipos y el rendimiento del mismo, reduce los conflictos dentro del equipo, mejora el rendimiento empresarial y podría enumerar muchos más beneficios después de curiosear sobre las investigaciones en curiosidad.

Pero la pregunta que siempre me hago es: ¿cómo ser más curioso?. Pues la respuesta no es fácil, ni existe una receta mágica.

Pero lo que sí que comparten todos los consejos para desarrollar esta habilidad es hacerse la pregunta por qué. Así, ante acciones siempre realizadas de la misma forma deberíamos preguntarnos ¿por qué lo hacemos así?, ¿existen otros instrumentos para hacerlo?, ¿cómo lo podría hacer de forma más eficiente y con mejores resultados?, ¿hay personas que ya lo hacen?, ¿existen empresas que lo podrían hacer conmigo?, ¿cuál es el origen del problema?, ¿dónde radica la solución? Esto es lo que llamamos la exploración a través de la curiosidad.

Lo que supone cambiar un hábito de conducta, una forma de actuar habitual, y para ello deberemos ser disciplinados y constantes.

Jose Enrique García, Director General de Equipo Humano.

Vía El Mundo.