Nuestros colores

Equipo Humano, colores y personas, castillo y crecimiento. A primera hora de la mañana y a contrarreloj, los contratiempos empezaron antes incluso que las presentaciones, con un autobús averiado y un retraso al que adaptarse. El día a día de las Formaciones Outdoor, nada nuevo para nuestro Equipo Humano.

Pero ningún bache se trasladó al espíritu de nuestros participantes, más de 60 personas, todos y cada uno de ellos implicados a más no poder. Desde el pequeño briefing de bienvenida en el que ya mostraban sus ganas y caótica energía, pasando por una preciosa visita al castillo de Benisanó (Con algún que otro interesado en volver el fin de semana) hasta finalmente agruparnos y descubrir cuál iba a ser la dinámica del día, 5 equipos y 5 lemas, clamados con tal ímpetu que el castillo parecía igual de vivo que en su época más beligerante.

Las siguientes horas fueron una mezcla de diversión, implicación y aprendizaje. Los grupos se distribuyeron en 5 actividades distintas, en las que conocieron en mayor profundidad e interiorizaron de manera experiencial distintos valores y aptitudes muy importantes para su empresa.

Durante esta jornada tuvieron que negociar y presupuestar con la mayor Fiabilidad para llegar a un objetivo con nuestra compañera ecológica, Marina Galiana, sobrellevaron cualquier dificultad gracias a su comunicación, empatía y Orientación hacia las Necesidades con nuestro superhéroe digital, Manuel Muñoz. Mostraron también su Profesionalidad, o más bien la probaron, demostrando que cada persona tiene sus métodos, como los de nuestra clave de sol, Rosa Durá, y no siempre están acotados por unas reglas preestablecidas, sino que hay que pensar fuera de la caja.

Aun después de todas estas experiencias y de un tiempo de reflexión, café y almuerzo, para el cual nunca falta nuestro querido compañero Rafael Delicado, no se veían venir el resto de vivencias que les esperaban, sobre todo el Trabajo en Equipo, que iban a necesitar para superar nuestra alambrada, mostrando una confianza entre ellos casi ciega, guiada en reflexión y realización por nuestra apasionada del arte, Natalia Juarranz.

Los equipos mostraron una unión inaudita entre ellos e inevitable pero sana competición entre los distintos equipos, siempre desde una familiaridad y Sentimiento de Pertenencia, lo cual se mostró claramente junto a nuestro Astrónomo Juanjo Sáez, con el cuál tuvieron que juntarse más que nunca y formar un engranaje mientras identificaban y memorizaban los productos de su propia empresa. Con buena organización y con objetivos individuales, pero sabiendo que si perdía uno perdían todos, el apoyo mutuo fue la norma.

El colofón de esta aventura fue llevado de la mano del loco por la innovación Jose Enrique García Llop, Director General de Equipo Humano, aportando y también recibiendo nuestro estandarte, la Innovación, la cual fue necesaria para superar la prueba final. No todos siguieron las mismas ideas, aunque sinceramente, hubo cierto espionaje industrial entre grupos, pero el resultado fue increíblemente gratificante.

No lo decimos nosotros, aunque lo sentimos, mejor me refiero a las palabras del director general, el cual vivió en sus carnes el castillo de la mano de su plantilla.

“Gracias por la buena organización de la jornada en contenido y forma. Todo ha salido redondo y hemos cumplido el objetivo con creces. Felicita a los monitores por lo bien que han conducido las actividades.”