Vaso medio lleno

Vaso medio lleno o medio vacío esa es la cuestión de la actitud ante las cosas.

Yo le hablaba a una compañera de trabajo sobre inquietudes, pensamientos, conductas, etc., y ella simplemente me dijo: “Medio lleno o medio vacío, ahí está la cuestión José”. Eso me hizo pensar, reflexionar y de ahí escribir, pues creo que es una de las mejores formas de expresarse.

Hay personas que siempre ven el vaso medio vacío y que sus percepciones son negativas, lo que hace que se contagie de una forma rápida entre los equipos de trabajo. Es increíble como el optimismo no se contagie con la misma velocidad. Un día malo lo podemos tener todos, de hecho los tenemos, pero que siempre ante una sugerencia la respuesta sea un soplido, es síntoma de pesimismo.

Este tipo de personas se anticipan a los hechos con frases como: no merece la pena que vayas, te van a decir que no; o este proyecto tiene mala pinta de ser aprobado por las personas de arriba. Parece como si fueran adivinos del mal, como si tuvieran una bola mágica negativa que te abruma de tal forma, que llegas todo motivado y te absorben la energía, llegando incluso a convencerte.

Pues yo digo, ¿por qué?. Me resisto a decir “las cosas son así”. Como dice una clienta apasionada y entusiasta que siempre se pregunta: “Why?”. Y la otra pregunta es:“¿Tiene solución?“.

Pues yo sinceramente creo que sí. Por un lado son personas que siempre viven con la frustración como vestimenta, que expresan poco lo que quieren y que siempre tienes que adivinar como llevan el día.

Son personas que hagas lo que hagas, ellas lo hubieran hecho de otra manera, pero no lo hacen por miedo a equivocarse. Son poco atrevidas, no asumen riesgos. Se trata de humanos con poca seguridad en sí mismos y con mucho orgullo y poca humildad, que se escudan en el vaso medio vacío para no tener asumir ningún riesgo.

Normalmente son personas introvertidas, que rumian demasiado en silencio y que expresan poco sus emociones. Pero ¿tienen solución? Creo que sí, pero necesitaría más palabras en esta columna pues la solución no es fácil. Pero poco a poco os iré dando pistas. De momento, miremos el vaso medio lleno y disfrutemos del mismo.

Jose Enrique García. Director general de Equipo Humano.

Vía El Mundo