¿Una poderosa herramienta estratégica? El estudio de clima laboral

En artículos anteriores hemos hablado de los pasos a seguir a la hora de crear una encuesta de clima laboral y extraer resultados, garantizar la veracidad de los datos que arrojan los estudios de clima, cómo asegurarla con diferentes técnicas (ítems inversos, efecto halo, etc.) y también de las implicaciones del clima laboral en la cuenta de resultados de la compañía.

Un estudio de clima laboral, es una herramienta estratégica que no sólo colabora con el área de RRHH, sino que también integra aspectos relevantes para la toma de decisiones organizativas a corto, medio y largo plazo.

Los estudios de clima laboral persiguen o promueven transversalmente algunos de los siguientes objetivos:

  • Obtener información detallada sobre la realidad diaria de la empresa, bajo los diferentes prismas y segmentos que la integran.
  • Explorar aspectos facilitadores y barreras para la profesionalización, el éxito y/o el crecimiento de la compañía.
  • Hacer partícipe a toda la empresa en un proyecto, con vistas a la mejora.
  • Dar la oportunidad de expresar sus sentimientos y percepciones a todos/as los/as colaboradores/as de la organización con total libertad.
  • Fomentar el feedback y la comunicación interna en la organización.
  • Elaborar un plan de acción ajustado a las necesidades y posibilidades de la empresa, basado en la información recaba en el estudio de clima. Tras la elaboración, se llevaría a cabo el desarrollo e implantación de las distintas acciones.

Estos objetivos, encajan, como venimos constatando en nuestra experiencia en diferentes tipos de organizaciones, con muchas de las inquietudes de Técnicos, Responsables o Directores/as de RRHH, puesto que son una base sólida para el incremento del compromiso, la satisfacción y la productividad de los colaboradores/as.

No obstante, el estudio de clima es un instrumento que debe utilizarse y acompañarse de ciertos elementos para que, no sólo diagnostique nuestra organización de manera ajustada, sino que también asegure que no se desencadenan consecuencias negativas en la organización a raíz de su utilización.

En este artículo queremos contaros cómo asegurar una adecuada gestión de un estudio de clima laboral. Pero antes clarificamos, ¿a qué nos referimos con adecuada gestión? En el lenguaje cotidiano diríamos algo así como: “No abrir un melón que no puedo cerrar ni envolver”.

Esto, contextualizado, viene a decir que un estudio de clima mal gestionado puede ser un arma de doble filo, de manera que cuando le preguntamos a las personas por su visión sobre algo, éstas se suelen generar expectativas de que se van a promover acciones para la solución de dichos aspectos, En el peor de los casos nos enfrentamos a:

De todas esas expectativas, muchas de ellas se cumplirán parcialmente o no se destinarán recursos para ello por cualquiera que sea el motivo. Sea como fuere, esto puede impactar negativamente en la percepción de los colaboradores/as sobre el apoyo de la empresa. Por ello, es interesante ser conscientes de que:

  • Un estudio de clima laboral puede resultar motivador para las personas, porque muestra que la empresa toma en cuenta su punto de vista. Pero, en ningún caso, el hecho de participar en el estudio de clima va a repercutir en una mejora del nivel de motivación por sí mismo.
  • El plan de acciones que se deriva de sus resultados, por su parte, es la clave de la mejora del clima. Estas acciones deben ser planificadas, tomando en consideración diversos criterios y atendiendo a un orden lógico, tanto para la actividad de la empresa como para la gestión de procesos internos.
  • La transmisión de información durante las diferentes fases del estudio, a través de la comunicación interna es el mejor amortiguador para los efectos negativos no deseados. Por ello, conviene transmitir la convocatoria, los plazos, los canales de participación y los resultados obtenidos en el estudio clima, así como qué acciones se van a desarrollar ese año/trimestre, cuáles se van a aplazar, etc.
  • Hacer un estudio de clima aislado supone desaprovechar la oportunidad de hacer mediciones periódicas y comparativas, es decir, de obtener feedback de los/as colaboradores/as acerca de los resultados de la inversión (temporal o presupuestaria) en la implantación de acciones durante un período de tiempo.
  • Con todo, desde Equipo Humano apostamos por la elaboración de los estudios de clima laboral con una consultora externa, que mantenga la objetividad e imparcialidad de la gestión del proceso tanto hacia las personas de la organización como al cuadro directivo.

    ¿Quieres más información respecto a nuestra metodología?

    Nuestra consultora Marina Galiana estará encantada de atenderte en: marina.galiana@equipohumano.com