Horror: ¡mañana es lunes!

Lunes con alegríaEn 2005 una agresiva campaña publicitaria realizada por una agencia de viajes acuñó la expresión “Blue Monday”, el lunes triste. Es el nombre otorgado al tercer lunes de enero, presentado como el día más deprimente del año.

La investigación que concluye tal resultado fue calculado con una fórmula que más tarde la comunidad científica acuñó de sinsentido, por tratarse de pseudociencia.

Lejos de las intenciones de esta agencia de viajes, posiblemente la de conocer los hábitos de las personas sobre las fechas de reservas de viajes, lo cierto es que los lunes nos entristecen a todos.

¿Por qué manifestamos una especial manía a los lunes?

  1. La noche en la que menos dormimos es la que transcurre del domingo al lunes.
  2. Nos resistimos a dejar atrás el fin de semana y la noche del domingo nos acostamos más tarde.
  3. La falta de sueño disminuye significativamente las capacidades cognitivas de memoria o concentración. Las cosas nos salen mal y entramos en una espiral de esfuerzo y peores resultados que otros días.

Y, ¿qué debemos hacer para afrontar los lunes con mayor optimismo?

  • Reflexiona y medita sobre cuál es tu situación particular. Hay personas que el lunes llegan tarde al trabajo, otros que, aun llegando con tiempo suficiente, se encuentran cansados. Existen personas que tienen una rutina semanal de reunión semanal de lunes y que llegan a vincular esta “reunión rollo” con el “sad Monday” (lunes triste).
  • Cambia tus rutinas, haz que todos tus lunes sean diferentes, de forma que no puedas asociar lunes con la misma rutina de siempre.
  • Asegura tu descanso. Si la noche del domingo al lunes es la noche en la que menos duermes, haz lo posible porque eso no sea así. Mejora tu higiene de sueño, conserva tus rutinas antes de ir a la cama, no abuses de las siestas de domingo, no tomes bebidas excitantes, no hagas ejercicio físico al menos tres horas antes de irte a la cama y deja tus cosas preparadas para que la mañana siguiente te pueda cundir mucho más.
  • Levántate un poco antes, quince minutos será suficiente para compensar esa falta de tiempo de lunes por la mañana.
  •  Realiza planes sociales durante el fin de semana. Aquellas personas que no aprovechan su fin de semana vuelven el lunes al trabajo con la sensación de no haber hecho nada y el deseo de tener más días libres de descanso para hacerlo.
  •  Introduce en tu día de lunes una actividad divertida que te haga esperar con anhelo que llegue ese día. Existen muy cerca de ti clases de baile, de idiomas, divertidas actividades de gimnasio o simplemente parques por los que pasear cuando cae la tarde.
  •  Planifica tu lunes para que sea un día productivo y satisfactorio. No dejes que la cantidad de cosas por hacer te lleven al colapso, porque la capacidad de respuesta general de las personas en día lunes podría ser menor que la de otros días.
  •  Siéntete guapa o guapo y prepárate para tu lunes de forma especial. Vístete de forma especial, haz que la ropa te haga sentirte bien. Piensa qué colores te sientan mejor e imponte el lunes como “el día de sentirte feliz”.

La aceptación de cualquier estado depende de la actitud de quien la vive. La mayor parte de las cosas que nos afectan están en función de la capacidad de aceptación y autorregulación de uno mismo.


Alicia Escobar – Consultora de Equipo Humano / alicia.escobar@equipohumano.com / @aliesccua