Evaluación del desempeño, ¿creer o ser?

Las cosas han cambiado. Antes cocinábamos a puñados, ahora usamos hasta termómetro. Nos gusta medirlo todo y el mundo laboral está aprendiendo la importancia y la repercusión que una cultura de la medición tiene en una empresa, de cambiar el “creo” por la afirmación.

Creo que muchos estarán de acuerdo conmigo cuando afirmo que la cultura del metro ya ha llegado. Atrás quedaron las recetas donde se cocinaba a puñados, donde los niños eran altos por serlo más que sus hermanos y donde los huevos simplemente se compraban por docenas. Por si fuera poco, si se requería de alguna medida, teníamos a bien usar esto de los palmos y las zancadas. Ahora, como todo, esto ha evolucionado hasta el punto de poder hablar de la cultura de la medición gracias a la cual cocinamos como chefs, respiramos tranquilos al saber que nuestros hijos están en la media y tardamos, eso sí, un poco más en comprar los huevos.

14132480055_89f2759910_o

Por suerte esta cultura también se ha instaurado en el terreno profesional mediante la Evaluación del Desempeño. Aunque los ‘Desarrolladores de Personas’, los de RRHH de toda la vida, huimos despavoridos de los métodos Tayloristas, la verdad es que sí que necesitamos medir, sí que necesitamos valorar cómo se están haciendo las cosas de forma objetiva y erradicar, en la medida de lo posible, las frases tipo: “yo creo que hemos crecido, ¿no?

Necesitamos medir, necesitamos valorar cómo se están haciendo las cosas de forma objetiva y erradicar las frases tipo: “yo creo que hemos crecido, ¿no?

Así las empresas, sean grandes o pequeñas, cada vez son más conscientes de que necesitan hacer ‘más y mejor’. Hacer más se puede potenciar por ejemplo con una dirección por objetivos pero ¿cómo sabemos si lo estamos haciendo mejor? La respuesta se instaura gracias a la cultura de la medición mediante la Evaluación del Desempeño, y es que Evaluar el Desempeño no es otra cosa que medir cómo estamos llevando a cabo nuestro trabajo. Para implantar una buena Evaluación del Desempeño necesitamos tener como base una descripción del puesto de trabajo donde, además de la misión, funciones, situación en el organigrama, queden definidas aquellas competencias corporativas que representen la organización así como las competencias específicas de dicho puesto de trabajo. A priori parece obvio que para mejorar algo primero necesitemos tener claro la descripción de ese algo teniendo en cuenta, mediante las competencias, el cómo se debe hacer. Cada competencia estará nivelada por comportamientos: medibles y replicables de tal forma que no quede duda en qué nivel estoy desarrollando la competencia mediante el cumplimiento de dichos comportamientos.

Para mejorar algo, primero necesitamos tener claro la definición de ese algo. En el caso de las competencias, qué son y cómo se deben hacer.

Como toda acción, además de requerir un diseño correcto debe ser integrada mediante un plan de comunicación. Y es que, a priori, a nadie le gusta ser evaluado. Cierto es que el concepto ha evolucionado y ya no se habla de Evaluación del Rendimiento como en sus inicios y sí del Desempeño pero aún utilizamos el temido concepto de Evaluación. En Equipo Humano trabajamos la evaluación como una valoración porque la verdad es que, a priori, a todos nos gusta sentirnos valorados. En cuanto a cómo estructurar las valoraciones, cabría pensar que cuantos más feedback sobre el desarrollo de la competencia objeto más valor tendrá la evaluación del desempeño , la realidad es que, como todo proceso que se integra en una organización debe implantarse, crecer y desarrollarse mimetizándose en el ‘ambiente core’ por lo que no existe un fórmula magistral que sea mejor que otra, el formato más correcto será aquel que se ajuste a las necesidades y cumpla con los objetivos de la organización en la que se integre.

Por último el acompañamiento de un plan de formación que potencie la mejora de los resultados obtenidos en la Evaluación del Desempeño puede ser, en mi opinión, la guinda del pastel para maximizar los resultados del proceso de Valoración y así habremos conseguido por fin poder contestar: -no, no lo parece, hemos crecido.

¡Y ahora tú! ¿quieres mejorar con nosotros? Te ayudamos a medir y mejorar mediante la Evaluación del Desempeño.

Y si aún eres un principiante en esto de la Evaluación del Desempeño y quieres aprender qué es y cómo funciona, echa un vistazo a este curso de Escuela Adapt.


Aitziber RivasConsultora en Equipo Humano –  a.rivas@equipohumano.com – @AtzRivas